El verdadero motivo por el que Wilson quería irse…